« »

La verdadera Galleta

Un hermoso cuento tanto para ti como para tus hijos, pues deleitan también al niño que todos llevamos dentro, al tiempo que despiertan la conciencia de cualquier persona.

La verdadera Galleta

Baba Farid fue un gran sufí. Cuando era joven, su madre decidió que deseaba que su hijo se preparara para ser un santo. Así que le dijo:

-Hijo, deberías meditar en Dios. ¿Cantarás al Nombre? ¿Por favor, te levantarás y meditarás?

-No, no, no. No quiero meditar en Dios- dijo él.

-Dios te da cosas dulces- dijo ella.

-¿Después de cuánto tiempo? – preguntó él.

-Después de media hora.

El muchacho miró alrededor y pensó: “Otros muchachos pueden salir y jugar. Mi madre debe estar loca. Pero supongo que tendré que hacer lo que ella dice. Despues de todo, es mi madre”.

La madre le dio un tapete especial de meditación en el cual sentarse. Ella explicó:

-Bien, aquí hay algo de agua y un tapete de meditación. Hijo mío, ve y piensa acerca de Dios. No hagas nada más. Solo piensa en Dios.

-Está bien, madre- le dijo.

Así que él se fue, extendió su tapete de meditación bajo un árbol enorme, e hizo lo que su madre le pidió. Únicamente se sentó ahí y cantó. Había transcurrido media hora cuando su madre fue a decirle:

-Oh, vi una gran luz aquí. Tú estuviste realmente con Dios. Dios estuvo aquí.

-Yo no ví nada. ¿Dónde están mis galletas?- preguntó Farid.

-Bueno, yo sentí que Dios estaba aquí. Las galletas deben estar aquí- dio ella.

Así que enrolló el pequeño tapete de oración.

-Oh mira eso. Las galletas están aquí.

Y ahí escondidas, en una pequeña bolsa en la parte trasera del tapete, estaban las galletas que la madre había guardado más temprano ese mismo día.

Él comió todo, bebió el agua y le dijo a sus amigos todo lo que había sucedido. Al día siguiente preguntó:

-Mamá, ¿Cuándo voy a meditar? ¿Cuándo voy a meditar?

Realmente eran las galletas, no la meditación, lo que quería. La madre le dio el tapete de meditación a su hijo una vez más. Él sabía que los dulces estaban ahí en la bolsa secreta, así que expresó:

-Gracias madre. Aquí voy otra vez y realmente me siento muy bien.

Él fue a su lugar bajo el mismo árbol, se sentó y comenzó a cantar. Al poco rato empezó a pensar en los dulces. Pero sabía que si se los comía, querría tomar una siesta después de su comida. Y pensó que si su madre  llegaba y lo veía durmiendo, ya no le daría más galletas. Así que continuó cantando. Cuando el tiempo se agotó, él suspendió el canto, sacó las galletas, se las comió y bebió el agua.

Esto continuó por un largo período de tiempo. Cada día su madre ponía las galletas bajo el tapete, y Baba Farid hacía su meditación. Y posteriormente comía las galletas.

Un día, el muchacho superó el tiempo normal de su meditación, la madre de repente se dio cuenta que su hijo había estado lejos de casa por mucho tiempo. Ella pensó: “Tal vez ha tomado las galletas y se las ha empezado a comer ahí. Tal vez se ha quedado dormido. Mejor voy y compruebo lo que ha hecho. Ella fue al área donde usualmente él meditaba y vio a Farid sentado completamente en éxtasis, “anand”. Él estaba en completa gloria.

Ella se preocupó y pensó: “Solo Dios sabe lo que le ha pasado a mi hijo” Corrió hacía él y lo sacudió. Gritó:

-¡Farid! Pero no hubo respuesta.

Farid no estaba. Estaba ido. Así que finalmente ella trajo algo de agua y se la tiró a la cara, frotó sus pies y todo. Entonces él abrió sus ojos, se levantó y dijo:

-¿Qué te pasa madre?

-Oh, no medites demasiado querido, es hora de las galletas.

-Mamá, no me digas eso-dijo él- Hoy obtuve las verdaderas galletas. Ahora bajo este tapete hay otra clase de galletas. Comételas tú. No es mi día esas galletas. El día fue demasiado dulce y estoy lleno de tal dulzura. Mamá, muchas gracias por enseñarme a hacer esto. Ahora no tienes que darme galletas para hacerme cantar a Dios. Tu has hecho tu trabajo, madre mía. Si tú no hubieras hecho todo eso, yo nunca hubiera intentado meditar. Ahora he encontrado una dulzura que es mejor que la de cualquier galleta.

 

Yogui Bhajan.

 

CONTÁCTANOS

Villa Kriya
C/ Ibiza, 5
03110 Mutxamel. Alicante
656 288 038
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

REDES SOCIALES

Log In or Register

fb iconLog in with Facebook