« »

Lograr lo imposible

¡Te encantará este cuento! Que lo disfrutes. 

LOGRAR LO IMPOSIBLE

Una vez hubo un ashram donde muchos discípulos vivían con su maestro. Un día un discípulo fue ante el maestro y dijo:

-          Guruji, puede confiar en mí.

-          ¿Realmente puedo confiar en ti? –dudó el maestro.

-          Sí, Señor. En cualquier momento.

-          Está bien, tengo un trabajo para ti. ¿Ves esa gran piedra?

-          Sí, Señor –dijo el discípulo.

-          Toma esa piedra y sostenla con una mano. Ahora ¿ves esa estaca ahí? –preguntó el maestro.

Había una estaca de quince pies colocada en el patio fuera de su ventana.

-          Sí, Señor.

-          Entonces toma esa piedra con una mano y trepa hasta arriba de la estaba.

Así que el discípulo se alistó, con la roca en la mano, para tratar de trepar la estaca. Pero la piedra era muy pesada, y aunque trató lo más que pudo, con la roca en su mano no pudo pasar del suelo.  Durante cinco días intentó sin poder trepar más de unas cuantas pulgadas. Luego caía de regreso a tierra. La gente pasaba cerca, se queda observándolo en sus esfuerzos y se burlaban de él.

-          ¡Ja, ja! Miren a ese idiota! Parece un mono. ¿Por qué el maestro lo convierte en bufón?

Entonces alguien más dijo:

-          Este hombre está loco, y el maestro lo sabe, así que lo puso a hacer un trabajo igual.

Se volvió el chisme común. Todos venían a observarlo. Pero él continuaba, sólido como una roca.  Trepaba dos o tres pies y luego caía otra vez.  Estaba completamente cansado y golpeado, todo iba mal pero él continuaba intentándolo.

Algunos de los otros discípulos hasta fueron con su maestro y le preguntaron:

-          Señor, ¿qué está haciendo? Este hombre morirá. Es muy terco. No desistirá.

-          No. No es terco. Le dije que lo hiciera. ¿Lo ha conseguido ya? –contestó el maestro.

-           No, Señor.

-          Entonces déjenlo hacerlo. ¿Por qué se están alocando?

Entonces un discípulo que se sentía cercano a su maestro dijo:

-          Señor, debe entender. Sólo es un ser humano. Es imposible sostener esa piedra y trepar al tope de la estaca al mismo tiempo. Es imposible. La piedra es demasiado grande y pesada.

-          ¿Quieres decir que tengo que pedirle hacer algo que sea fácil o posible? Sé que es imposible. Le he dicho que es imposible. ¿Qué tiene eso de malo?

-          Nada. Si deseas decirle que haga algo imposible, eso está bien –dijo el discípulo-, pero Señor, ¿puede decirme por qué le dijo que lo hiciera?

-          Porque yo no podía hacerlo, y quería que él lo hiciera –contestó el maestro.

-          Señor, ¿piensa que lo hará?

-          No sé.

Así que este hombre continuó asiéndose de la estaca, trepando dos o tres pies y retrocediendo. Finalmente, empezó a concentrarse decididamente, empezó practicando ejercicios de respiración especiales, y dejo de comer.  Después de quince días de esta sadhana, sintió que mucha energía empezó a circular a través de su cuerpo.  La décimo sexta semana se levantó, hizo sus respiraciones, tomo su piedra y trepó todo el camino hasta arriba de la estaca. El apretón de su mano era como el hierro. Luego descendió de la estaca. No podía creer que lo estaba haciendo. Pensó que tal vez estaba soñando. Así que lo hizo otra vez: tres veces, cuatro veces, cinco veces, diez veces. ¡Podía hacerlo! La gente corrió a través de las calles gritando:

-¡Lo logró! ¡Lo logró!

Finalmente el maestro vino a ver de qué se trataba el ruido. Miró al discípulo trepando y descendiendo la estaca exitosamente y dijo:

-          Dime cómo lo lograste.

-          No sé –dijo el discípulo-. Pero déjeme tratar de hacerlo una vez más.

Así que una vez más, en presencia del maestro, el discípulo subió y bajo. Y entonces dijo:

-          Le estoy agradecido.

-          ¿Por qué?

-          Por probar mi imposibilidad –dijo el discípulo-.  Fue muy bondadoso de su parte.  Ahora puedo ir al tope de esta estaca con una piedra en mi mano, a pesar de que es imposible. Gracias por hacerme lograrlo.

La moraleja del cuesto es: la fé mueve montañas, de otra manera hasta las piedras son pesadas para el hombre.

 

 

 

CONTÁCTANOS

Villa Kriya
C/ Ibiza, 5
03110 Mutxamel. Alicante
656 288 038
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

REDES SOCIALES

Log In or Register

fb iconLog in with Facebook